Proceso de colocación de lámina cerámica.

El proceso de instalación de un revestimiento con lámina cerámica se basa en los materiales y tecnología de colocación de baldosas cerámicas. Por tanto, debe ser el profesional alicatador solador con formación y experiencia el responsable de la colocación para adaptar la técnica de colocación a las características y dimensiones de la lámina cerámica.

Para un acabado de calidad a nivel técnico y estético con láminas cerámicas, se debe realizar el proceso de instalación de las mismas de forma apropiada siguiendo estas indicaciones:

1. Limpieza de la lámina cerámica

Es conveniente realizar una limpieza previa del reverso de las piezas para eliminar posibles restos de materiales procedentes de la fabricación y del rectificado.

En caso de suministrarse con fibra en el reverso, esta limpieza es imprescindible para eliminar igualmente restos de adhesivos y otros materiales. Éstos pueden formar una capa superficial que dificulta la adherencia de las láminas.

2. Aplicación del adhesivo en el soporte

En primer lugar se aplicará el adhesivo sobre la superficie de colocación. Se extiende el adhesivo primero con la parte lisa de la llana y posteriormente se somete a la operación de peinado en línea recta y perpendicular a la lámina anteriormente colocada. Se recomienda en general una llana de 8 mm.

Es muy importante realizar esta operación en el menor tiempo posible para evitar que caduque el tiempo abierto máximo del adhesivo. Hay que recordar que la superficie de una sola pieza de lámina cerámica equivale a 3,12 m2.

3. Método del doble encolado

En segundo lugar, se aplica el adhesivo en el reverso de la lámina cerámica para completar el doble encolado. Esta operación se debe realizar con la parte lisa de la llana de modo que la totalidad del reverso de la lámina cerámica quede impregnada del adhesivo en una fina capa. En caso de ser necesario, se podría aplicar el doble encolado con una llana dentada de 3mm.

La aplicación del doble encolado no debe superar el espesor recomendado para la capa de adhesivo recomendada por el fabricante.

El método de doble encolado se debe aplicar siempre para la colocación de láminas cerámicas para optimizar la humectación del reverso de la misma favoreciendo un contacto homogéneo en la totalidad de la superficie mediante una capa fina de adhesivo bien compactada.

4. Colocación de la lámina cerámica

Tras encolar el soporte y el reverso de la lámina cerámica y dentro del tiempo abierto del adhesivo, se procederá a la colocación de la lámina.

Se debe verificar previamente que no hay ningún obstáculo para la correcta manipulación de la placa en su trayecto desde la mesa de trabajo hasta su ubicación definitiva.

Esta operación deber ser realizada por un equipo al menos dos instaladores. Recordemos que una lámina cerámica tiene un peso total de 45 kg más el peso del adhesivo del doble encolado.

La manipulación de la lámina que está sobre la mesa de trabajo, se puede realizar manualmente o bien con el uso del bastidor con ventosas apropiado.

Es importante el trabajo coordinado del equipo de instaladores para colocar la lámina lo más aproximadamente posible a su ubicación definitiva. De este modo, se minimiza la posibilidad de tener que corregir o reajustar la pieza.

5. Después de colocar la lámina cerámica

Con la placa colocada y el adhesivo fresco, se realiza la operación de golpeo para reajustar definitivamente la lámina y formar una capa uniforme y bien compactada de adhesivo. Para ello, se utilizará llanas de goma y se evitará el uso de maza de goma.

Una vez ubicada la lámina en su posición definitiva, se ajusta con las crucetas la separación con la pieza contigua.

Se debe limpiar el adhesivo sobrante de las juntas de colocación antes del fraguado del adhesivo.

El adhesivo debe ser protegido de un secado rápido y de presencia de humedad.

6. Utilización de sistemas de nivelación

Para la correcta instalación de la lámina cerámica es necesario el uso de sistemas de nivelación que ayudan a conseguir una planitud y acabado óptimos evitando los resaltos, desviaciones de nivel o cejas entra piezas.

Hay que tener en cuenta que los sistemas de nivelación se utilizan y aplican ejerciendo una presión sobre láminas cerámicas contiguas durante el proceso de instalación mientras el adhesivo está fraguando. Es por ello, que tenemos que tener ciertas precauciones para evitar que la fuerza ejercida pueda afectar negativamente a la adherencia.

Una vez tenemos la lámina cerámica bien colocada y compactada en su ubicación definitiva, procederemos a la instalación de las bases del sistema de nivelación siguiendo las instrucciones del fabricante en cuanto a su separación.

Es momento también de proceder a la instalación de las cuñas en la unión de la lámina recién instalada con la anterior.

Es imprescindible aplicar el sistema de nivelación en cada lámina cerámica instalada y siempre dentro del tiempo de rectificación o retoque que indica el fabricante de los adhesivos para evitar que afecte negativamente a la unión adhesiva.

Se aconseja retrasar al máximo el tiempo transcurrido hasta el momento de retirar el sistema de nivelación.

Es necesario indicar de nuevo, que el uso del sistema de nivelación no es sustitutivo del uso de crucetas o separadores entre láminas. Son dispositivos distintos con funciones distintas y deben ser aplicados ambos.

7. Proceso de rejuntado

La operación de rejuntado tiene gran importancia para el resultado final del revestimiento con láminas cerámicas, tanto desde el punto de vista técnico como estético. El rejuntado debe realizarse con materiales desarrollados específicamente para esta finalidad definidos y clasificados en la norma UNE EN 13888.

Se recomienda esperar lo máximo posible antes de proceder al rejuntado del revestimiento. Dado el formato de las láminas cerámicas, se generan pocas juntas de colocación y por tanto, el adhesivo necesita más tiempo para su correcto fraguado.

Las juntas de colocación deben estar secas, limpias de materiales y vacías antes de su sellado.

La aplicación del material de rejuntado se realizará según las instrucciones del fabricante.

Se debe extender la pasta de rejuntado utilizando una llana de goma adecuada rellenando las juntas en todas su profundidad con movimientos diagonales respecto a la trama de juntas.

Se debe esperar el tiempo indicado por el fabricante para iniciar la primera operación de limpieza que se debe realizar con esponja humedecida en diagonal a las juntas.