Corte, perforación y acabado de cantos de las láminas cerámicas.

* El contenido de este apartado solo es aplicable para los productos de RAW MATERIALS

Las láminas cerámicas tienen unas dimensiones muy grandes, pero gracias a la ventaja que proporciona su menor espesor, admiten las operaciones de corte, perforación y acabado de cantos con relativa facilidad y sin recurrir a equipamiento o maquinaria de grandes dimensiones o costes elevados.

No obstante, en caso de proyectos específicos con necesidades de formatos distintos, es recomendable solicitar las piezas cortadas de fábrica.

Para el resto de casos, las operaciones de corte, perforación y acabado de cantos se pueden realizar en la misma obra con el equipamiento adecuado.

9.1. Corte con herramientas para vidrio

Las operaciones de corte se pueden realizar con herramientas empleadas para el corte del vidrio (desde pequeños “cortavídrios” manuales hasta equipos de corte industriales).

Las ventajas de este tipo de corte son su extrema limpieza, elevada precisión y gran velocidad.

Se recomienda realizar previamente unas pruebas de corte para ejercer en la lámina la presión correcta.

9.2. Corte con herramientas específicas

Existen herramientas de corte desarrolladas específicamente para este tipo de láminas que aplican la tecnología del corte en seco de baldosas cerámicas a las dimensiones de las láminas. Con estas herramientas podemos realizar cortes en seco rectos y en diagonal de todo tipo. Para realizar el corte, debemos colocar la lámina cerámica sobre la mesa de trabajo, marcar la línea de corte, situar la guía y fijarla en su posición. Posteriormente procedemos al rayado con el rodel. Para ello, se debe marcar el inicio del rayado, y realizar la pasada con el rodel con una presión y velocidad constante.

Una vez retirada la guía, se procede a la separación de la lámina con la ayuda de las tenazas. Se realiza la presión con ellas en ambos extremos hasta que se percibe el sonido de la rotura.

Finalmente, procedemos a la separación completa en el borde de la mesa o bien colocando un tope debajo de la lámina y ejerciendo la fuerza necesaria para separar las piezas resultantes.

9.3. Corte con discos diamantados

También existe la posibilidad de realizar cortes con disco en seco o con refrigeración por agua, con herramientas de mano o bancos de corte. En este caso, se debe trabajar a elevadas velocidades de giro y baja velocidad de avance para obtener un buen resultado. Este sistema permite la realización de cortes únicamente rectos y tiene la ventaja de poder realizarse en la misma obra.

Para la realización de cortes con formas complejas es necesario recurrir al corte con chorro de agua.

9.4. Taladros y agujeros

Para realizar taladros y agujeros redondos se debe utilizar un taladro en modo no percutor ya que la lámina cerámica se perfora por corte, no por demolición.

Se recomienda refrigerar con agua el punto de inicio del corte, empezar a taladrar a baja velocidad de giro; no ejercer una presión excesiva.

Se pueden realizar taladrados de tamaño superior a 6 mm de diámetro utilizando brocas de corona, que se emplean en el mecanizado del vidrio, montadas en un taladro (de mano o de banco), o bien con chorro de agua.

En el caso de brocas de corona, se recomienda utilizar una granulometría de los diamantes similar a la utilizada para el gres porcelánico.

9.5. Fresado y acabado de cantos

El fresado y el acabado de cantos se pueden realizar de forma distinta y con diferentes niveles de precisión. Con las máquinas para el acabado de las placas de vidrio se pueden obtener los mismos resultados de desbarbado y acabado para la lámina cerámica que se logran con el vidrio.

Se pueden obtener buenos resultados con máquinas y herramientas para el mecanizado de piedras naturales, aunque con un acabado inferior.