Planificación de los trabajos de instalación de lámina cerámica.

Antes de empezar los trabajos de instalación de las láminas cerámicas se debe proceder a la planificación de los procesos para optimizar el rendimiento, asegurar una correcta ejecución y la calidad final de los revestimientos.

Se debe evaluar las condiciones ambientales previstas durante el proceso de ejecución y su incidencia en los soportes y adhesivos, especialmente en la instalación de exteriores.

Se debe prever un espacio adecuado para trabajar holgadamente con las láminas cerámicas. Para ello debemos preparar una mesa de trabajo para la realización de las operaciones de corte, perforación y encolado de la lámina. También se debe prever el espacio suficiente para la manipulación de las láminas dado su gran tamaño.

Principalmente, en los casos de proyectos de reforma, se debe instalar la mesa de trabajo en la estancia de mayor tamaño para poder tener el suficiente espacio para la manipulación y la ejecución de las operaciones auxiliares de corte y perforación.

Se debe evaluar el estado de los espacios a revestir, el soporte y la superficie de colocación.

1. Replanteo del espacio a revestir

La operación de replanteo previa al inicio de los trabajos de instalación es una operación esencial para la calidad técnica y estética en el revestimiento con lámina cerámica terminado.

Con un replanteo adecuado a cada proyecto se simplifica las operaciones de corte, se evita sustituciones y correcciones, se resuelven los puntos singulares y encuentros, se minimizan las mermas de material, se mejora el rendimiento, se evita asimetrías y efectos ópticos incorrectos.

La operación de replanteo consiste en la selección de la trama de juntas de las láminas cerámicas y su combinación o disposición de una forma determinada, contando con la junta de colocación y adaptándola a las limitaciones que impone la superficie a revestir efectuando un cálculo exacto de su distribución.

El replanteo y la disposición de las láminas cerámicas deben estar referidas adecuadamente en el proyecto de obra. No obstante, si esta información no estuviera detallada o no existe proyecto de obra al tratarse de reformas, se debe tener en cuenta las siguientes indicaciones.

Se debe realizar la operación de replanteo del espacio a revestir para evitar tiras estrechas y optimizar la geometría de los cortes. También para resolver adecuadamente los puntos singulares del espacio.

Generalmente, la lámina cerámica se instala en espacios amplios en los que destaca la grandiosidad del formato. No obstante, en espacios muy reducidos, como un baño, de debe tener especial cuidado con la planificación del replanteo, la incidencia de los puntos singulares (puertas, ventanas, pilares…) y sobre todo, de la ubicación de las perforaciones por tomas de agua y demás elementos.

Se debe integrar el diseño y dimensionamiento de las juntas de movimiento en el espacio a revestir.

Se debe programar la secuencia de colocación de las láminas para evitar pisar las que ya están colocadas.

Control y diagnóstico del soporte de colocación.

Las condiciones de entrega del soporte de colocación son un elemento de extremada relevancia en el diseño de un sistema cerámico. En el caso de las láminas cerámicas, su importancia es todavía mayor, por lo que se debe exigir unas condiciones estabilidad dimensional, rigidez, resistencia mecánica y regularidad dimensional más estrictas.

En la preparación de los soportes se debe tener en cuenta las especificaciones de la Norma UNE 138002 en su apartado 6.1.1 en cuanto a la estabilidad del soporte base y en su apartado 6.2 en cuanto a las especificaciones de las capas con funciones adicionales en el sistema.

Se debe exigir condiciones de máxima estabilidad en los soportes, ya sean soleras de hormigón, forjados, cerramientos y particiones o capas intermedias con funciones adicionales.

Además de las condiciones de entrega generales de la superficie de colocación que establece el apartado 6.3 de la Norma UNE 138002, para la instalación de láminas cerámicas, se debe exigir una planitud de la superficie de colocación de 1,5 mm medidos en regla de 2 metros.

Herramientas y equipamiento para la colocación de lámina cerámica.

Para el proceso de puesta en obra e instalación de láminas cerámicas se requiere una parte de equipamiento y herramienta similar al utilizado para la colocación de cualquier otro tipo de revestimiento cerámico, como llanas dentadas, paletas, llanas de goma, talochas, esponjas, metro, nivel, regla, escuadra, crucetas niveladoras, batidor para adhesivo, amoladora, discos, brocas, etc.

También se requiere otra parte de equipamiento, herramienta y máquinas desarrolladas específicamente para la colocación de lámina cerámica como son las herramientas de corte específicas para láminas cerámicas, ventosas o bastidor para la manipulación de las láminas cerámicas.

En cualquier caso, el equipamiento y herramientas específicas que se requieren para la correcta puesta en obra de láminas cerámicas Absolut no supone una elevada inversión por parte del instalador y son de fácil utilización.

Selección de los adhesivos y material de rejuntado.

Por sus características técnicas y dimensionales, la correcta selección de los adhesivos y materiales de rejuntado es un factor esencial para la instalación de láminas cerámicas.

La selección de adhesivos para la colocación de lámina cerámica se realizará siguiendo las directrices de la tabla 21 de la Norma UNE 138002. Tal como se establece en esta tabla, para láminas cerámicas con lado superior a 70 cm sin fibra en el reverso, se utilizará como mínimo un adhesivo tipo C2 S1 en pavimentos interiores y paredes.

En el caso de fachadas aplacadas, pavimento con calefacción radiante y láminas con fibra en el reverso para pavimento y revestimiento, se seleccionará un adhesivo tipo C2 S2. En todos los casos, a causa del formato de la lámina cerámica y del tiempo necesario para aplicar el adhesivo en el soporte y el doble encolado en el reverso de la lámina cerámica, se recomienda siempre adhesivos con tiempo abierto ampliado con la característica adicional E.

Para su colocación en fachada aplacada de lámina con fibra en su reverso, debemos seleccionar adhesivos tipo R2 muy deformables.

Cuando las láminas tengan en su reverso refuerzo con mallas y resinas, se debe verificar la compatibilidad de dichos materiales con los adhesivos utilizados para su colocación.

Los materiales de rejuntado se seleccionarán según la tabla 16 de la Norma UNE 138002. Se utilizará materiales tipo CG2. En caso de condiciones que requieran estanquidad al agua y vapor o para usos sanitarios y alimentarios, se debe seleccionar materiales tipo RG.

Juntas de colocación y juntas de movimiento.

1. Juntas de colocación

Las juntas de colocación son un elemento esencial para la calidad final, la durabilidad y el buen comportamiento de los revestimientos cerámicos. En el caso de los revestimientos con láminas cerámicas, dado su elevado formato, la junta de colocación adquiere mayor relevancia si cabe.

Las juntas de colocación son la separación física entre láminas cerámicas contiguas necesarias para favorecer la resistencia del revestimiento (contribuye a absorber los esfuerzos por inestabilidad de los soportes y variaciones dimensionales de la propia lámina), la capacidad de difusión del vapor, la evaporación del agua de los adhesivos y para permitir la reparación y sustitución de láminas individuales. Adicionalmente, las juntas de colocación cumplen una importante función estética determinante para el resultado final de un revestimiento con láminas.

La anchura y la disposición de las juntas de colocación deben estar referidas adecuadamente en el proyecto de obra. No obstante, si esta información no estuviera detallada o no existe proyecto de obra al tratarse de reformas, se debe tener en cuenta las siguientes indicaciones.

No se debe colocar en ningún caso un revestimiento con lámina cerámica sin junta o “a testa”.

La junta de colocación recomendada para la instalación de lámina cerámica Absolut en formato entero, será de un mínimo 3 mm de anchura en interiores sobre soportes estables. Se debe utilizar de una junta abierta de 5 mm cuando se especifique en el proyecto de obra, sobre soportes con inestabilidad, en fachadas aplacadas, o sobre pavimento con calefacción radiante en determinados casos.

2. Juntas de movimiento, diseño y dimensionamiento

Las juntas de movimiento de un revestimiento con láminas cerámicas son responsabilidad de la dirección facultativa y deben estar especificadas en el proyecto.

Para el diseño y dimensionamiento de las juntas de movimiento se puede seguir las recomendaciones del apartado 7.8 de la Norma UNE 138002. El correcto diseño y ejecución de las juntas de movimiento no exime la necesidad de las juntas de colocación y viceversa.

2.1. Juntas estructurales

Las juntas estructurales se deben respetar siempre y deben tener continuidad en el revestimiento con láminas. El DB-SE-AE del CTE establece sus especificaciones técnicas.

2.2. Junta de contracción

Las juntas de contracción permiten subdividir la superficie total en áreas regulares con una superficie que permite absorber los movimientos de retracción o cambios térmicos en el soporte para que no afecten al revestimiento con láminas cerámicas.

En exteriores la separación entre las juntas de contracción será inferior a 3-4 m lineales o un área regular máxima de 16 m2.

En interiores la separación entre las juntas de contracción será inferior a 4-5 m lineales o un área regular máxima de 25 m2. También se ubicarán en los pasos de puerta.

2.3. Juntas de dilatación

Las juntas de dilatación afectan únicamente al espesor del revestimiento con lámina cerámica para subdividirlo en áreas regulares más pequeñas para evitar la acumulación de tensiones derivadas de las dilataciones y contracciones del revestimiento.

En paredes exteriores la separación entre las juntas de dilatación será inferior a 3-4 m lineales o un área regular máxima de 16 m2. También se ubicarán debajo de cada forjado.

En pavimentos interiores la separación entre las juntas de contracción será inferior a 6 m lineales o un área regular máxima de 35 m2. También se ubicarán en los pasos de puerta y cambios de pavimento.

2.4. Juntas perimetrales

Son juntas que se disponen en los cambios de plano y en los límites de las zonas a revestir para evitar la acumulación de tensiones. En pavimento debe afectar al espesor del recrecido y al revestimiento. Tendrán una anchura mínima de 8 mm.